Terras pretas tecnología milenaria para el manejo del suelo

Las «terras pretas do indio» o tierras negras del indio, son suelos de color oscuro que se diferencian mucho, a simple vista, de los típicos suelos de color amarillento o rojizo, abundantes en la región amazónica. La terra preta contiene más fósforo, calcio, azufre y nitrógeno que los suelos más comúnes y conocidos por todos en la selva tropical. Pero lo que determina su fertilidad a largo plazo es la presencia de grandes cantidades de carbón vegetal y de restos de materia orgánica, que fueron incorporados a los suelos por los antiguos pobladores amazónicos, hace miles de años.

La materia orgánica se adhiere al carbón vegetal en vez de lixiviarse o de adherirse a otros materiales no útiles, lo que garantiza su permanencia en los suelos y proporciona una fertilidad estable en el tiempo. La materia orgánica, procedente de restos de comidas, desechos orgánicos y cadáveres que eran enterrados en estos suelos, unidos a restos de cerámica enterrados, generaba un ambiente idóneo para el crecimiento de una importante biomasa microbiana, que potenciaba aún más la fertilidad e incluso regeneración de estos suelos.

Las terras pretas son un ejemplo formidable de los complejos sistemas de conocimientos de los pueblos originarios y de como fueron capaces de mantener poblaciones extensas en lugares donde los suelos, a priori, eran muy pobres. La tecnología de la terra preta puede ayudamos a mejorar y mantener nuestros suelos de cultivo, minimizando el impacto que tiene la agricultura sobre el entorno natural.

Attalea Administrador

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post comment