Bienvenidos a finca paraíso: reforestación en acción

Finca Paraíso es un centro productivo experimental diversificado, ubicado a unos 40 kilómetros de la ciudad de Iquitos, instalado con la finalidad de recuperar y usar sosteniblemente las especies forestales en peligro de extinción y de alto valor comercial de la región Loreto.

Esta importante labor de conservación de los recursos genéticos se complementa con la investigación permanente para lograr el manejo más eficaz de las especies vegetales de alto valor ecológico y económico. Hace más de tres años, se estableció la finca y se iniciaron los trabajos de investigación sobre la propagación botánica, el análisis de sensibilidad de las semillas a la pérdida de humedad (grado de recalcitrancia), el tipo de substrato para el crecimiento inicial en vivero y la adaptación a los diferentes niveles de luz. También se abordó la tolerancia de las raíces a la humedad del suelo en relación a su textura, como un aspecto crucial para la adaptación de las especies con vistas a su domesticación. El desconocimiento sobre estas tecnologías ha sido un impedimento para el aprovechamiento y la disponibilidad de plantones  de estas especies en favor de la reforestación.

EL MEJOR PERFUME VIENE DEL PALO DE ROSA.

Hoy en día son pocos los que han visto una planta de palo de rosa Aniba rosaeodora en pie, una especie que antaño fue muy abundante en la Amazonía, pero que hoy es una especie casi anecdótica en nuestros bosques y forma parte de la lista de especies en peligro de extinción elaborada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza – UICN.

«El palo de rosa es muy delicado en sus primeras etapas de crecimiento y desarro­llo, lo que demanda una serie de cuidados especiales»

En la Finca Paraíso se han desarrollado investigaciones que nos ha permitido establecer un protocolo para su germinación, manejo en vivero, rustificación, propagación, traslado a campo definitivo, aporque, control de plagas, poda y destilación del aceite. 

Las plantas de palo de rosa son muy delicadas en sus primeras etapas de crecimiento y desarrollo lo que demanda una serie de cuidados especiales. De nuestras investigaciones se desprende la importancia que tiene la sombra para los plantones en sus primeras etapas de desarrollo. La instalación de mallas de sombra es un recurso muy importante para lograr un desarrollo correcto de las plantas de palo de rosa, pero también su asociación con otras especies vegetales como el frijol de palo o puspo poroto (Cajanus cajan L.Huth), el plátano (Musa paradisiaca L.) u otras especies adecuadas para este fin.

Otro resultado de nuestras investigaciones ha sido comprobar que son muy pocas las enfermedades o plagas que atacan al palo de rosa. En el caso de que haya un ataque o una enfermedad, se puede controlar fácilmente mediante labores culturales como la poda, lo que evita en gran medida la contaminación generalizada de la plantación.

La cosecha de ramas y hojas se realiza con el fin de aprovechar la producción de biomasa sin derribar el árbol, lo que provocó en el pasado la reducción de la población natural y su desaparición casi total de los bosques. Para obtener el aceite esencial se destruía totalmente el árbol, erosionando genéticamente a la especie y exponiéndola a un serio peligro de extinción.

«El linalol que contiene el aceite esencial del palo de rosa es muy utilizado en la indus­tria de la perfumería, cosmetología y medicina»

La primera cosecha se realiza a los tres años de la plantación y se continúa cosechando cada seis meses, en una sucesión constante en el tiempo. Esta biomasa cosechada se somete a un proceso físico-químico para la obtención del aceite esencial, que contiene como ingrediente activo principal al linalol, muy utilizado en la industria de la perfumería, cosmetología y en el campo medicinal, pero que también contiene benzoato de bencilo, geraniol y limoneno.

COSECHANDO LA MADERA DE BOLAINA EN SEIS AÑOS.

La bolaina blanca Guazuma crinita Lam. es una especie de uso forestal de rápido crecimiento y aprovechamiento, siendo su cosecha comercial a partir de los seis años. La madera de esta especie no tiene nudos ni resinas, lo que reduce los costos para su transformación. Es además de muy fácil adaptación a los suelos degradados, siendo muy competitiva si la comparamos con otras maderas importadas, como la del pino.

Los rebrotes de la bolaina se pueden aprovechar hasta por tres veces, es decir, durante 18 años con una sola siembra. Hemos desarrollado protocolos para la producción de esta especie en diferentes calidades de suelo. Su prima hermana, la bolaina negra Guazuma micranta es otra especie aprovechable en zonas inundables de la Amazonía que forma parte de nuestro prototipo de finca de reforestación.

Ingeniero Italo Cardama mostrando un ejemplar de bolaina Guazuma crinita Lam. de dos años de edad.

CAOBA AMAZÓNICA: LA MADERA MÁS FINA DEL MUNDO.

La caoba es la especie maderable más cotizada y apreciada en el mundo. Su tala ilegal ha diezmado a esta especie en toda la Amazonía, poniéndola en serio peligro de extinción. Su madera de alta calidad y dureza y su intenso color  rojizo, la convierten en uno de los materiales de construcción y ebanistería más codiciados en el mundo. La finca apuesta por el aprovechamiento de caoba por su alto precio y demanda en el mercado nacional e internacional, pero, por otro lado, pretende garantizar la disponibilidad de árboles semilleros que permitan perpetuarla en el futuro.

«La mayor dificultad para establecer sistemas pro­ ductivos con la caoba han sido algunas plagas como la de Ipsiphylla grandella, que se ha convertido en la mayor limitante para su aprovechamiento en plantaciones controladas»

La mayor dificultad para establecer sistemas productivos con la caoba han sido plagas como la de Ipsiphylla grandella, que se ha convertido en la mayor limitante para su aprovechamiento en plantaciones controladas. En la actualidad la finca cuenta con un vivero de 400,000 plantones de caoba, producidos a partir de semillas seleccionadas, así como con 5000 árboles de esta especie en crecimiento, que ya cuentan con tres años de edad. Si bien, su aprovechamiento se realiza a partir de los 25 años de edad, se puede lograr rentabilidad mediante su venta a fondos forestales a partir del segundo año o en bolsa de valores como materia prima.

RESCATANDO AL MILENARIO SHIHUAHUACO.

La especie Dipteryx micrantha Harms,  conocida como shihuahuaco o cumarú, pertenece a la familia de las fabáceas. Es un árbol que puede alcanzar los 50 m de altura. Es conocida por su porte y tamaño, pero también por su asociación con una de las aves más majestuosas y  características de la Amazonía,  el águila harpia Harpia harpyja, con la que comparte elevados  niveles de presión y amenaza constante.  

La belleza y dureza de su madera la han convertido en una materia prima muy solicitada en los mercados nacionales e internacionales. Su madera es demandada para todo tipo de trabajos de carpintería y ebanistería, especialmente para la fabricación de pisos. Vale mencionar también que las semillas del shihuahuaco poseen propiedades medicinales.

La reforestación de esta especie se ha asociado en nuestros ensayos con tahuari y almendro, especies también reconocidas por su alto valor en los mercados y muy atractivas para la reforestación, tanto para fines maderables como medicinales. Este imponente y milenario árbol, lamentablemente  está en peligro de extinción y ha sido depredado sin piedad durante los últimos 20 años; cantidades  significativas de madera se exportaron a diversos países del mundo. A partir del 2019, en la Finca Paraíso se ensayaron las primeras siembras de esta emblemática especie.

La uña de gato y la pitahaya, dos especies vegetales que también se reproducen en la Finca Paraíso.

La Finca Paraíso ha incluido además otras especies emblemáticas de la Amazonía,  como   por  ejemplo  el  almendro Caryocar villosum Pers., la capirona Calycophyllum spruceanum Benth., la pitahaya Selenecereus megalanthus K. Schum. ex Vaupel, Moran, la uña de gato Uncaria guianensis (Aubl.) J.F.Gmel., la quinilla Manilkara bidentata (A. DC.) A. Chev. y el marupa Simarouba amara Aubl.

Un modelo de manejo sostenible que puede generar ingresos económicos, pero que sobre todo favorece la recuperación de las especies y la conservación de nuestra querida Amazonía. Son todos ustedes bienvenidos a la Finca Paraíso. 

© Enrique Lorente Pastor / Italo Cardama Vásquez / Rutherford del Castillo Peña / Mario Pinedo Panduro.

Attalea Administrador

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post comment